el tesoro de Aliseda

Es de sobra conocido, no hay presente ni futuro sin pasado. A principios del siglo XX, Aliseda era prácticamente una desconocida en el naciente mundo de la arqueología profesional. Apenas algunos restos romanos y las tumbas antropomorfas de Cabezo Rabí publicadas por el marqués de Monsalud daban fe de la existencia de poblaciones antiguas en la zona. A mayor abundamiento, Mélida llegó a considerarla como una población “casi sin historia”. Sin embargo, el sorprendente hallazgo en 1920 del Tesoro de Aliseda, que provocó esas no menos sorprendentes palabras en el entonces director del Museo Arqueológico Nacional, la puso en primera línea de la Arqueología española y extranjera. Ni por asomo los hermanos Rodríguez Santano pudieron sospechar por un instante las enormes repercusiones que el golpe de su pica, removiendo arcilla, tendría para la comunidad científica de entonces y de los años posteriores hasta llegar a la actualidad.

Quisiéramos con estas palabras, expresar nuestro reconocimiento a todo el equipo del profesor Rodríguez Díaz por el tesón y la ilusión que han mantenido a lo largo de estos años de investigación, y a él en particular por no haber cejado ante las adversidades que se han ido presentando a lo largo de este intrincado camino, si bien con alegrías y satisfacciones impagables en algunas de sus revueltas. Gracias por devolver a los aliseños una parte esencial de su historia y de su memoria. Una historia convulsa y a veces dramática, objeto de sesgadas interpretaciones casi siempre debidas al superficial conocimiento del descubrimiento y de sus circunstancias.

Como es sabido, en 1920, cuando se extraían arcillas para los hornos tejeros municipales, tuvo lugar en “El Ejido” el hallazgo del célebre tesoro de Aliseda, uno de los principales iconos de la orfebrería orientalizante peninsular y mediterránea. Desde entonces hasta hoy, este espectacular conjunto de joyas protohistóricas (siglos VII-VI a.C.) expuesto en el Museo Arqueológico Nacional (Madrid), ha sido abordado en sus aspectos técnicos, iconográficos y culturales por diferentes especialistas. Sin embargo, tanto sus contextos arqueológico y socio-territorial como su análisis historiográfico han sido caminos apenas transitados. El Grupo de Investigación PRETAGU viene desarrollando la investigación de tales aspectos a través del Proyecto El Tiempo del Tesoro de Aliseda (HAR2010-14917) y de la Acción Complementaria titulada Estudio del Contexto Arqueológico del Tesoro de Aliseda (HAR2011-15841-E), dentro del Plan Nacional I+D+i del MINECO. Son EPOS (Entes Promotores Observadores del Proyecto HAR2010-14917 la Consejería de Educación y Cultura de la JEx, el Ayuntamiento de Aliseda y el Grupo de Acción Local TAGUS.

Sin embargo, la investigación que llevamos a cabo en estos momentos ha entreabierto una puerta que podría aproximarnos a esta cuestión. La gestión de la documentación gráfica y cartográfica antigua recopilada, gestionada a través de un sistema de geo-referenciación espacial, nos ha permitido identificar y comenzar a entender la zona donde apareció el tesoro en 1920. Ha sido precisamente esta maniobra investigadora la que nos ha permitido localizar una parcela sin urbanizar en el paraje de “Las Cortinas”, colindante a “El Ejido” y, por tanto, integrada en el “paisaje del tesoro”.

CONTEXTO ARQUEOLÓGICO DEL TESORO DE ALISEDA: EXCAVACIÓN EN EL PARAJE DE “LAS CORTINAS”

Puede decirse que el conocimiento del contexto arqueológico de Aliseda es la principal asignatura pendiente de este reconocido hallazgo. Como se ha dicho, mucho se ha estudiado y publicado sobre la tipología, la iconografía o la composición de este acopio de más de 350 alhajas y objetos de prestigio, pero nada se sabe aún de su procedencia. Se ha especulado sobre una posible relación con el ajuar funerario de una “dama tartésica”, con una ocultación intencionada y, más recientemente, con el “tesauro” de un edificio religioso. Nada de ello ha podido comprobarse, dadas las azarosas circunstancias del descubrimiento, las descontroladas rebuscas que le sucedieron, la descoordinada y tardía respuesta institucional para intervenir en la zona, los sucesivos proyectos de urbanización de “El Ejido”, etc.

Sin embargo, la investigación que llevamos a cabo en estos momentos ha entreabierto una puerta que podría aproximarnos a esta cuestión. La gestión de la documentación gráfica y cartográfica antigua recopilada, gestionada a través de un sistema de geo-referenciación espacial, nos ha permitido identificar y comenzar a entender la zona donde apareció el tesoro en 1920. Ha sido precisamente esta maniobra investigadora la que nos ha permitido localizar una parcela sin urbanizar en el paraje de “Las Cortinas”, colindante a “El Ejido” y, por tanto, integrada en el “paisaje del tesoro”.

En los meses de agosto-septiembre de 2011 se realizaron en dicha parcela, con los permisos preceptivos de la propiedad2 y de la Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Extremadura, una primera campaña de excavaciones de índole valorativa a fin de corroborar la existencia en ella de restos protohistóricos. Dicha intervención preliminar consistió en un sondeo de 14 por 4 m, trazado en la mencionada parcela, la única no urbanizada del yacimiento, que –corroborando nuestras impresiones– nos permitió constatar estructuras y materiales arqueológicos de cronología protohistórica (siglos VI-V a.C.). Las evidencias arqueológicas aquí descubiertas nos situaron ante un posible espacio ritual, de probable carácter funerario, según se infiere de un empedrado tumular de aproximadamente 5,30 m de largo por 3,50 m de ancho, y de varios encachados de piedra de tamaño y formas diferentes, detectados alrededor. Bajo el túmulo principal se documentó un área quemada, con cenizas y carbones, pero sin apenas huesos, y una pequeña fosa alargada expoliada de antiguo. Algunos de los encachados menores ocultaban vasijas rotas de forma intencionada, si bien otros aparecieron vacíos por completo

Descarga versiones en .epub

El Tiempo del Tesoro de Aliseda

I. Historia e historia del hallazgo

El Tiempo del Tesoro de Aliseda.

II Aproximación a su contexto arqueológico

El libro El Tiempo del Tesoro de Aliseda, I. Historia e historia del hallazgo, y El Tiempo del Tesoro de Aliseda. II Aproximación a su contexto arqueológico, han sido editado por TAGUS -Asociación para el Desarrollo Integral del Tajo-Salor-Almonte-. Sus autores son Alonso Rodríguez, Pablo Ortiz, Ignacio Pavón y David. M. Duque.
El libro es resultado del proyecto investigador que el G.I. Pretagu viene desarrollando desde 2011. Dicho proyecto, integrado en el Plan Nacional I+D+i, tiene como EPOs a la Consejería de Educación y Cultura del GobEx, el Ayuntamiento de Aliseda y el Grupo Tagus.